Preboda de Carlota y Juan

Bodas -

Juan y Carlota son una pareja muy exigente con ellos mismos. Aspiran siempre a la perfección, y eso fue lo que nos solicitaron cuando trabajamos para ellos en su sesión de pre-boda.

    Queremos compartir algunas de las fotos que les hicimos aquella tarde, en una impresionante playa de Asturias. Nos encantó el resultado, pues vemos a una joven familia muy unida, que nunca se separan del que para ellos es su amigo más fiel: su perro. 

 

Carlota y Juan decidieron que fueramos a una playa a disfrutar del atardecer.

Les llevamos a Verdicio, donde captamos éste mágico instante en el que una ola rompe contra las rocas, mientras Carlota y Juan pasean cogidos de la mano acompañados de su perro, que corre contento delante de ellos. 

Nos encantó éste momento, porque ellos no se soltaron en ningún instante de la mano. Una atmósfera tranquila y agradable nos acompañaba aquella tarde. Nosotros nos limitamos a captar la ternura que nos desprendía ésta pareja. 

Ni siquiera el viento pudo estropear aquel momento en el que paseaban cogidos de la mano.

Su fiel amigo no se quiso perder ésta oportunidad de correr libremente entre las olas. La pareja y su mascota estaban muy felices aquella tarde.

Él la agarraba suevemente de la cintura. La melodía de las olas sonaba como música de fondo. Tenían todo cuanto querían: juventud, belleza y amor. 

Nos encanta sentir que el amor flota en el aire. Con ésta pareja lo palpamos desde el primer momento...

Carlota y Juan son unos jóvenes llenos de sueños e ilusiones. Les gusta pasar tiempo haciendo aquello que les gusta, y una de esas cosas es sentarse a escuchar el sonido de las olas chocando contra las rocas, e imaginarse qué es lo que hay más allá del horizonte.

El instinto de protección es algo que todos los seres humanos experimentamos hacia aquello que amamos. Juan instintivamente agarró a Carlota por la cintura cuando se sentaron en ésta pequeña cueva natural. ¡Qué bonito gesto!

No sabemos lo que pensaba él en éste momento, pero podemos imaginarnos que, embelesado por la belleza de ella, se limitó a observarla porque le impactaba mucho más el reflejo de sus ojos que la inmensidad del mar. 

Carlota llama a su perro porque quiere que esté con ellos para que también disfrute de las maravillosas vistas. 

Y el pequeño cachorro, obediente y atento, corre al lado de sus amos respondiendo a la llamada de Carlota.

Entre las dunas de la playa de Verdicio, Carlota llama a Juan para que la ayude a subir... Captamos ésta imagen que nos embelesa por lo simpleza y naturalidad de su gesto.

Asturias es uno de los pocos lugares en el mundo en el que puedes encontrar mar y césped en el mismo sitio. Por eso logramos fotografías entornos tan diferentes en una misma tarde... ¡Por algo dicen que los residentes del Principado viven en un Paraíso Natural!

La ilusión que nos transmitía Carlota queda patente en el resultado de las fotografías. ¡Ésta chica emite una luz fantástica!

"Si me miras así... todo lo demás deja de importar." Ya al final de la sesión la química que sentían éstos chicos el uno por el otro hizo que surgiera magia. Ambos se olvidaron del fotógrafo, y ya solo importaban ellos dos. 

Como si hubiera sentido su energía desde lejos, el animal salió de la nada y se cruzó entre la pareja y el objetivo. Creemos que es importante dedicarle también una foto divertida, ¡y es ésta! 

Sentimos ese momento, y nos preparamos para captarlo... 

Y así se besaron, tierna, suave y apasionadamente...

Llegados a éste punto decidimos acabar la sesión. Los vimos tan íntimamente unidos, que decidimos dejarles solos durante un tiempo... 

Nuestro deseo es que sigan igual de enamorados, juntos y felices.

 

 

 

Imágenes: Fernando Martínez

Textos: Wendy Bernal

Glow Photo

Ver anterior Ver siguiente