Viaja con Glow Photo

Escuela de Fotografía -

Viajar... ese verbo de la primera conjugación que tantas y tantas experiencias nuevas puede traernos. Esa acción que nos invita a conocer, a vivir, a crear, a ser, a sentir, a compartir... Viajar es algo que todos deberíamos hacer, al menos una vez en la vida. Es una manera de abrir la mente, de conocer nuevas perspectivas, nuevas culturas, nuevas maneras de relacionarte con el mundo.

Y encima, si te gusta la fotografía, es una excelente manera de ponerte a prueba, de atreverte a sacar la cámara y llevarla contigo hacia nuevos horizontes, nuevas orillas, nuevos edificios... Porque cuando uno viaja, todo se convierte en algo nuevo y expectacular.

Dicen que la maravilla está en realidad en los ojos del que mira. El realismo mágico es algo que todos podemos ver y captar cuando exploramos lugares remotos, en los cuales hasta los actos cotidianos se convierten para los ojos del forastero en un auténtico espetáculo de mágia.

Atrévete a salir de tu zona de confort... Da ese paso que te lleve a un lugar que te traiga nuevas maneras de ver la vida. Sal de tu casa, muévete aunque sea por tu barrio, pero ten los ojos bien abiertos: auténticas maravillas están ocurriendo a tu alrededor, prepárate para captarlas.

En Glow Photo sabemos la importancia de viajar y por eso, cada cierto tiempo organizamos un viaje fotográfico en el que tanto nosotros y nuestros alumnos como aficionados de la fotografía de toda España pueden unirse a una experiencia inolvidable. En Octubre de 2016 nos hemos ido a Marrakech, y aquí os mostramos algunos momentos del viaje:


Algunos de los fotógrafos viajeros que se aventuran a desplazarse en busca de nuevas vistas saben la importancia de madrugar para lograr una buena toma. A veces es necesario esperar durante horas, pero finalmente aparece esa imagen que hace que todo haya valido la pena, esa foto que cuando la ves piensas: "Sí, ésta es la foto del viaje"

Hay lugares que exigen una paronámica... Ésta plaza, una de las más conocidas de la ciudad, la pedía a gritos: la ocasión y las vistas eran perfectas... Un anochecer lleno de color, una puesta de sol realmente poética. Y todo eso, captado con una Olympus.

Hay lugares llenos de mágia, que piden esa foto aunque ya no haya luz suficiente para captarla... Por eso, siempre aconsejamos a los fotógrafos viajeros que lleven sus trípodes, porque les dará la oportunidad de hacer largas exposiciones en las que se puede conseguir resultados tan interesantes como en ésta imagen. 

Y luego están los reflejos, ese efecto que tanto apasiona a los fotógrafos y aficionados de la fotografía... Ésta imagen se tomó en la casa de Yves Saint Laurent en la ciudad de Marrakech. Además del reflejo del mármol, se capta también el efecto seda que produce el agua de la fuente.



              

Fotos: Fernando Martínez

Texto: Wendy Bernal (W*B Works)

Ver anterior Ver siguiente